Andres Segovia Torres: Guitarra Revival

ESPAÑA !!! Patria de los grandes navegantes, antiguos romances caballerescos, literatura pícara. La tierra de Cervantes, Velásquez, Goya ... Una tierra de temperamento insaciable, franqueza y honor. ¿Dónde más puedes encontrar tanta alegría? Para el español, la noche no es una preparación para la hora de acostarse, ¡sino el comienzo de la diversión salvaje! Canciones, bailes, flamenco ... Muchos creen que la música de España es la mejor del mundo. ¡Aquí y sólo aquí puede nacer una guitarra!

Te contaremos sobre el gran guitarrista español Andrés Segovia Torres (1893-1987), un hombre legendario. Tuvo la suerte de nacer en España, en la pequeña ciudad andaluza de Linares, para absorber la rica historia, cultura y tradiciones de este país. Durante casi cien años, vivió con España en su corazón y con toda la humanidad en su alma, sirviendo a la misma amante: la guitarra. Revivió la guitarra y la magnificó, le dio un sonido académico.

Andrés Segovia desde su infancia, inmediatamente después de hacer amigos con la guitarra, aprendió de los viejos guitarristas españoles la triste historia de la extinción de la vida de este maravilloso instrumento, el declive del papel de seis cuerdas en la vida sinfónica del planeta. La voz de la guitarra sonaba más débil en el Olympus musical, cediendo a los sonidos del piano, violín, violonchelo ... Dejaron de invitar a la guitarra a las salas de conciertos de España ...

La idea del renacimiento del amado instrumento dominó completamente al joven Andrés y se convirtió para él en una estrella guía para la vida.

La hazaña de Andrés Segivia fue que estaba destinado a resolver esta tarea tan compleja, tal vez en una de las etapas más dramáticas de la vida de España.

Andrés estaba destinado a nacer cinco años antes de la cruel derrota de España en la guerra con los Estados Unidos. Su tierra natal ha perdido sus colonias de ultramar, ha perdido el estatus de poder marítimo. Andrés Segovia, junto con su país, sobrevivió a la caída y al renacimiento del poder real. La primera guerra de la humanidad contra el fascismo, que estalló en España tres años antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, pasó por su alma con botas sangrientas. Luego, en 1936, el fascismo en territorio español (español, alemán e italiano) se enfrentó con los republicanos españoles, quienes fueron apoyados por las armas y las brigadas internacionales de Rusia, Francia, Polonia y los Estados Unidos. Ernest Hemingway, Antoine de Saint-Exupery, Mikhail Koltsov, Ilya Ehrenburg, George Orwell (fue herido por un francotirador en la garganta) y muchos otros estaban del lado republicano. Andrés Segovia experimentó la terrible muerte de Guernica, la victoria de los fascistas, los enormes sacrificios humanos. La guerra civil española cobró 600 mil vidas. Más de un millón de opositores del régimen, antifascistas se encontraban en cárceles y campos. Decenas de miles de niños españoles de familias de los perdidos republicanos, salvando sus vidas, abandonaron su tierra natal. Fuimos a Rusia, Francia, Bélgica, Inglaterra, Holanda ... Entre los niños españoles que vinieron a Moscú estaba tu novia, que, al madurar, se convirtió en la madre del legendario jugador de hockey ruso Valery Kharlamov.

La música en estos terribles años, gimiendo, jadeando. Sobrevivió en España, no tanto en notas como en almas de defensores culturales desarmados como Segovia.

La música para el pequeño Andrés comenzó después de la decisión de sus padres (padre: Bonifacio Segovia Montoro, madre - Rosa Torres Cruz) de entregar a su hijo a la familia del tío Don Eduardo y la tía María, que no tuvieron a sus hijos. El tío amaba la música. Había músicos en su casa. Por iniciativa de Don Edward, Andrés, a la edad de cinco años, comenzó a aprender a tocar el violín que había comprado, comenzó a dominar el piano y el violonchelo. Sin embargo, el primer maestro invitado resultó ser un mal maestro. Era cruel, insensible, y tal vez incluso un maestro cruel. Pronto incluso el tío lo entendió. Las clases han sido descontinuadas.

En este momento un guitarrista errante apareció en su casa. ¡Comenzó a interpretar una melodía apasionada, incendiaria y expresiva del flamenco! Como el propio Andrés recordó en su autobiografía, "en el primer rasgeato fuerte (sonido tembloroso, rápida alternancia de acordes) salté de la silla y me caí. Y cuando comenzó a tocar hermosas canciones populares, me cautivaron los sonidos de la guitarra". Cuando los últimos acordes se calmaron, Andrés escuchó quizás las palabras más deseables y significativas de su vida: "¿Quieres aprender a tocar?" El chico solo tuvo fuerzas para asentir con la cabeza.

El estudio no duró mucho: sólo dos meses. Inteligente, talentoso, ansioso por aprender, un niño absorbió apasionadamente la ciencia de tocar la guitarra. Andrés recordó: "Todo mi ser estaba cubierto de una felicidad indescriptible cuando comencé a tocar la guitarra ... Olvidé todo en el mundo, excepto la guitarra". Tenía seis años ...

Ya en sus años de madurez, la pregunta "¿Cuándo comenzó a tocar la guitarra?" Segovia respondió: "Antes de que yo naciera".

Así que, apenas comenzadas, las lecciones del juego en tu instrumento favorito, terminaron. Por extraño que parezca, en el camino entre Andrés y su nuevo amigo, la guitarra la obtuvo el propio tío. Reflejando los sentimientos que existían en esos años, los juicios sobre "frivolidad", las guitarras "pasadas de moda" y su incapacidad para entrar en salas de conciertos de prestigio, Don Edward quería evitar la nueva pasión de su sobrino.

Andrés fue ayudado por un amigo. Ayudó a comprar una guitarra simple. Para dominar su instrumento favorito, Segovia corrió en secreto hacia los vecinos. Desde allí, el tío no podía escuchar los sonidos de la guitarra.

El autoaprendizaje para tocar la guitarra fue en paralelo con la comprensión y la solución de otra súper tarea: aumentar el prestigio de las seis cuerdas. Sin abandonar por completo la música popular, gradualmente comenzó a dominar las obras clásicas de grandes compositores, escritas para otros instrumentos musicales dominantes en ese momento.

Fue necesario demostrar que seis cuerdas son capaces de reflejar plenamente la belleza y profundidad de casi todas las obras maestras de los clásicos de la música mundial. Comenzó a trabajar en la expansión de las posibilidades expresivas y técnicas de la guitarra. Quería demostrar que en manos capaces ella es capaz de ser un instrumento de concierto en solitario. Pasaron años de duro trabajo de un músico innovador.

Desde la edad de 14 años, Andrés comenzó a actuar en conciertos en Granada, Córdoba, Sevilla y otras ciudades españolas. Finalmente, a los dieciséis años, habló en la capital, Madrid. El público conoció con cautela al joven músico con su nueva e inusual técnica de interpretación, un repertorio inusual. Él, en particular, comenzó a actuar en su propio procesamiento de las obras de Johann Sebastian Bach. Quienes se sentaron en el pasillo se alarmaron y al mismo tiempo alcanzaron la profundidad de las habilidades de interpretación del joven guitarrista. Amplificó la voz de la guitarra, extrayendo sonidos no solo de la manera tradicional (con puntas, almohadillas de los dedos de su mano derecha), sino también utilizando sus uñas como mediador.

Posteriormente, Andrés llevó a la perfección sus métodos de apoyando, tirando, arpegio y otros. A su manera, usó las técnicas de barre, polubarre y chichato.

Al recordar su primer concierto, Segovia admitió que "estaba terriblemente preocupado, sintió su temblor temblar".

En uno de los primeros conciertos, sus rasgos de carácter como la autocrítica y la modestia aparecieron. La pregunta le hizo antes de subir al escenario, "¿tiene talento?", Respondió: "No, en absoluto. Ahora tú mismo oirás".

Desde el concierto hasta el concierto su habilidad creció (su talento para la superación personal se vio afectado) y al mismo tiempo los estereotipos y los prejuicios del público al evaluar las capacidades de la guitarra comenzaron a cambiar.

Los esfuerzos de Andrés Segovia para exaltar la guitarra se vieron reforzados por una nueva tendencia en la vida política y cultural del país. A finales del siglo XIX y principios del XX, el movimiento para revivir las tradiciones culturales de España comenzó a ganar impulso. Comenzando bajo el lema "Por nuestra música" ("para nuestra música"), este fenómeno se conoció más tarde como "Renacimiento" (Renacimiento - Renacimiento). Este movimiento surgió como una reacción de la sociedad española a la aplastante derrota que España sufrió en 1898 en la guerra con los Estados Unidos.

La mayoría de los expertos en música creen que Andrés Segovia Torres pudo finalmente conquistar España con su música cuando cumplió 22 años. Fue en ese momento, gracias a sus esfuerzos (con el papel activo del compositor y guitarrista y actor español F. Tarregi) que la guitarra fue revivida. Andrés le enseñó a tocar solo (fue el primer guitarrista del mundo que actuó con una orquesta sinfónica), para interpretar la música clásica más compleja (Handel, Mozart, Beethoven) y moderna. Logró atraer a compositores tan famosos como Morreno Torroba, Pablo Casals, Joaquín Rodrigo, Manuel de Falla y muchas otras celebridades para enriquecer el repertorio de la guitarra. Con el tiempo, Andrés llevó su repertorio a 500 piezas.

Segovia impresionó a España con sus virtuosas habilidades de interpretación. Los críticos no pudieron encontrar ningún defecto en su juego. Admiré la profundidad y la interpretación orgánica.

Nació un nuevo fenómeno, llamado "Silencio de Segoy", cuando el público, aturdido por el brillante juego, quitándole el aliento a lo que se escuchaba, interpretando el efecto producido en él, no explotó de inmediato con aplausos. Hay un fenómeno de silencio prolongado. Para descubrir y realizar esta pausa natural que parece que todos los espectadores solo pueden verse viendo un video o una grabación de audio del concierto.

Aún muy joven, Andrés Segovia comenzó a realizar giras por todo el mundo. Sudamérica, Estados Unidos, Europa, Australia, Asia ... En total, dio conciertos en 70 países de todo el mundo. No solo trajo a la gente alegría y placer. Al mismo tiempo, Segovia popularizó la guitarra clásica española, influyó en la política musical educativa de diferentes países. Gracias a él, las clases de guitarra se han introducido en muchos conservatorios y escuelas de música de todo el mundo.

Me gustaría hacerle a usted, joven músico, la siguiente pregunta: ¿cree que Andrés Segovia podría tener un impacto directo en el nacimiento y la vida de las escuelas de música rusas y, en particular, la escuela de música que lleva el nombre de Alexander Mikhailovich Ivanov-Kramskoy?

Algunos dirían que esto no puede ser. ¿Dónde está Moscú y dónde está España? Sí, y viví Segovia en el pasado e incluso antes del siglo pasado! Y mi escuela es completamente nueva, joven.

Intentaremos aclarar esta cuestión. Para empezar, el gran guitarrista español, de hecho, en nuestro país también popularizó las nuevas posibilidades de la guitarra clásica. Con este fin, vino a nosotros cuatro veces: en 1926, 1927, 1930 y 1936. Actuó con conciertos en Moscú, Leningrado, Jarkov, Kiev, Odessa.

Organizó varias reuniones con jóvenes, así como con músicos maduros, ya realizados. En estas reuniones, no solo dirigió clases magistrales, sino que también escuchó la obra de nuestros guitarristas, la analizó y consultó con músicos. Clases metodológicas conducidas, clases abiertas.

Para desarrollar y mejorar el sistema nacional de educación musical, Andrés Segovia se reunió con representantes de la comunidad musical (élite y funcionarios), influyendo en la formación de la estrategia musical del país.

Como indicamos anteriormente, la última visita de un músico misionero español tuvo lugar en 1936. En los años siguientes, con la llegada de los fascistas al poder en España, las relaciones entre los dos países se deterioraron considerablemente. Los viajes pararon, las conexiones culturales se congelaron. Y en nuestro país, por los motivos políticos mencionados, así como por razones "ideológicas", el sesgo hacia la guitarra como "elemento ajeno a la cultura occidental" comenzó a crecer. El período de sincero interés por este instrumento musical en nuestro país se reemplazó a mediados de los años 30 del siglo XX con una guerra fría contra la guitarra. Durante muchos años, aprender a tocar la guitarra estuvo casi colapsado.
Alexander Mikhailovich Ivanov-Kramsky, cuyo nombre lleva con orgullo nuestra escuela de música, fue capaz de derretir esta "guerra fría", para regresar a la enseñanza de la clase de guitarra.

Ivanova-Kramskoy se inspiró en una lucha difícil y peligrosa por el destino de la guitarra, ¡nada menos que el genio español Andrés Segovia! El hecho es que en 1926, Alexander Ivanov-Kramsky, de 14 años (en ese momento estaba aprendiendo a tocar el violín) tuvo mucha suerte. Le pasó a ver y escuchar luminarias españolas. Sucedió en el concierto del Maestro en el Gran Salón del Conservatorio de Moscú. La impresión de la música fue tan fuerte que el joven Alexander decidió tomar medidas radicales: comenzó a dominar un instrumento musical completamente nuevo para él.

A.M. Ivanov-Kramskom se ha logrado mucho gracias a su arduo trabajo, talento y profunda fe en la guitarra clásica. Se hizo famoso como destacado guitarrista clásico, compositor, director de orquesta y profesor. Fue galardonado con el título de "Artista de Honor de la RSFSR".

Así que a veces el destino de las grandes personas se entrelaza!

Entonces, resulta que estudiar en esta escuela de música fue posible gracias a la lucha heroica conjunta de dos devotos, quienes amaron infinitamente la guitarra.

Tienes grandes oportunidades, perspectivas, horizontes separados. Puedes participar en la competencia anual rusa de jóvenes intérpretes en una guitarra clásica que lleva el nombre de A.M. Ivanov-Kramskoy. Tales guitarristas profesionales podrán prepararte para la competencia. como N.A. Ivanova-Kramskaya (hija del gran guitarrista), D.V. Borodaev, A.Filchenkov, jefe del departamento de guitarra, y otros. Y si estudias como Segovia e Ivanovo-Kramskoy, tarde o temprano serás recibido en competiciones internacionales, incluso en España.

Palabras de agradecimiento por la oportunidad de hacer música, nos dirigimos a nuestros maestros, así como a los maestros de nuestros maestros.

Andrés Segovia Torres posee las siguientes palabras: "La música es como un océano, y los instrumentos musicales, como las islas, están dispersos en el océano. Mi isla es una guitarra". Gracias a la hazaña musical del gran español, su isla se convirtió en un gran archipiélago, cuyo destino está ahora en tus manos ...

Mira el video: Francisco Tarrega - Adelita TARREGA'S 163RD BIRTHDAY TRIBUTE (Noviembre 2019).

Deja Tu Comentario